Cocinando langosta

Cocinando langosta

 

¿Recuerdan que hace poco me estrené como pescador? Tuve la suerte de atrapar una langosta. A pesar de que la experiencia fue lo suficientemente sensacional para todo mi día, no iba a quedarme nada más viendo cómo alguien más degustaba el fruto de mi trabajo; por supuesto quería probar esta delicia. Pero si ya me había involucrado en el origen del proceso, debía continuarlo y ser parte del paso a paso.

Me adentré a la cocina del reconocido hotel en el que me hospedé, y con la chef como mi maestra, lavé la langosta, la corté, preparé todos sus ingredientes y comencé la preparación. Así fue como revelé un secreto más de está región del Caribe.

Todo en la vida debe disfrutarse, no sólo los resultados que produce nuestro esfuerzo; a veces el camino a ellos es lo más divertido. Por ejemplo, al cocinar: eso de tener una buena charla, mientras degustamos una copa de vino y nos alimentamos de los olores que la comida va generando, es de las cosas que más disfruto.

Es increíble lo que puedes aprender de las personas, si te tomas el tiempo de abrir a ellos todos tus sentidos. Siempre he tenido presente que la gente se cruza en tu camino por una buena razón que te hace crecer. Yo, por ejemplo, ya sé preparar un platillo de alto nivel, y aunque no lo hago con frecuencia, mis amigos han quedado maravillados cuando llevo a sus paladares un pedacito de este hermoso país.

Seguramente mi misión ahora es llevarte la receta para que seas tú quien impresione.

Si es así, ¡que lo disfrutes!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *