Persiguiendo la comida

Persiguiendo la comida

Es claro que uno de los platillos más cotizados en el mundo es la langosta. Se ha convertido en sinónimo de clase, buen gusto y refinamiento.  Es tan cotizada que en prácticamente todas las regiones en donde se pesca, optaron por protegerla, y tienen un período de veda.

En Belice la veda de la langosta inicia el 15 de febrero y termina el 15 de junio. Tienen una tradición que me encanta: el 14 de febrero hacen una fiesta de la langosta que unen con San Valentín; dicen que ese día las langostas se enamoran, se casan, se van de luna de miel y a tener “hijitos”, hasta el mes de junio.

Cuando la veda termina, lo celebran con el “Festival de la Langosta”. En todos los restaurantes de la Isla Bonita, encuentras diferentes platillos preparados con el ingrediente estrella y lo mejor es el precio, ¡nada caro!

Esta vez quise experimentar lo que un pescador de langosta hace. No sólo me faltan años de práctica, sino también de condición física, remar hasta el arrecife, y luego sumergirte con snorkel, una “lanza” en mano, buscar la langosta, y además atinarle en la única oportunidad que tienes, es un talento que un citadino como yo no tiene, pero los invito a ver como me fue.

Lo que ahora tendré que agregar en mi Agenda Privada serán clases de canotaje y remo para aumentar mi condición física y de paso ¡tener cuerpazo!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *