Nadando con tiburones

Nadando con tiburones

Después de tantas emociones, tantas personas que he conocido y tantos secretos revelados, llegó el día de convivir con la naturaleza al máximo y disfrutar de las maravillas que el Caribe nos da.

Alguien alguna vez me apodó “Aquaman”, y es que mi amor por el mar y la fauna marina es prácticamente indescriptible. De hecho, si se fijan bien, en mi espalda tengo un gran tatuaje de una mantarraya.

Emoción casi indescriptible poder estar en un lugar lleno de magia y de fauna marina: enormes tortugas, mantarrayas y todo en una área protegida que te permite convivir con ellos en su hábitat natural y disfrutar de este paisaje único con brillos color turquesa.

Te aconsejo que siempre tengas anotado en tu propia agenda, escaparte de la rutina, del ruido, de la movilidad de las grandes ciudades y te dediques un tiempo a contemplar, a no pensar, a valorar todas las cosas que damos por hecho y que están ahí para recordarnos que estar vivo es algo más que respirar.

Mientras tanto, te comparto un poco de la maravillosa experiencia que viví. ¡Que lo disfrutes!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *