Una revelación culinaria

Una revelación culinaria

Durante esta aventura, recorriendo Villa Progreso, he aprendido muchísimo. Tal vez no puedo regresar a mi hogar, alardeando de mis habilidades inexistentes como chef, pero de que regreso con buenos tips, y sobre todo grandes historias, no hay duda.

Siempre he sabido que el mole es uno de los platillos estandartes de México, y que dependiendo la región, la preparación tiene su toque especial. La preparación en la región que yo vivo, es decir, mi casa, es muy sencilla: abro una cajita, cuyo nombre sea “Mole Doña ‘cualquier doña funciona’”, lo vierto en una olla, le agrego un poco de caldo de pollo, anteriormente preparado con agua y uno de esos famosos cubitos, lo pongo a hervir, y no dejo de mezclar, hasta que mi intuición de cocinera me dice que es momento de degustarlo.

En cada parada del viaje he saboreado platillos inmaginables. Pero lo más inimaginable es el ingrediente especial del mole de esta región: xoconostle.

Este fruto del nopal, similar a la tuna, es el secreto de muchos platillos en Villa Progreso. Su sabor es… podría describirlo como ligeramente ácido, con un toque de dulzor. No se parece ni al mole de Puebla, ni al de Veracruz, ni a ningún otro que recuerde. Es más, no se parece a ningún otro sabor que mi paladar haya sentido antes.

Y como no sé de qué manera describir este increíble manjar, no queda más que visitar el municipio y vivir su propia experiencia.

PARA EL RECETARIO

La preparación del mole no es un proceso sencillo. Recomiendo que no estés solo al momento de hacerlo; necesitarás un relevo cuando estés cansado.

Cualquier platillo mexicano se disfruta más con unas buenas tortillas, así que es importante no prescindir nunca de ellas. Si te acabaste el mole, pero tu plato aún tiene rastros de éste, y no hallas cómo terminarlo, ¡la tortilla será tu mejor aliada!: Corta un pedazo, sostenla como si fuera una servilleta, y comienza a limpiar tu plato con ella. Después sólo debes comer tu tortilla, ¡y ya lo tienes!: platos limpios y un estómago muy contento.

Sé un viajero conmigo, y tengamos juntos un buen provecho.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *