Chicatana | Una delicia voladora de Huatusco, Ver.

Chicatana | Una delicia voladora en Huatusco

La gastronomía de México se caracteriza por la creatividad e innovación de los platillos, sin descuidar por supuesto, el delicioso sabor. Cada ingrediente que un chef o cocinero mexicano emplea para sus creaciones son cuidadosamente seleccionados y combinados para lograr la satisfacción completa de quien las prueba.

Pero la naturaleza guarda elementos que jamás imaginaríamos que son empleados como ingredientes gastronómicos. Los oculta tan bien, que al degustarlos es fácil comprender por qué es tanto su celo. Bien dicen que “de lo bueno, poco”, y Huatusco, Veracruz lo reafirma con este delicioso manjar: la hormiga chicatana.

En junio, cuando las primeras lluvias del año aparecen, las madrugadas en las zonas montañosas de Veracruz y otros estados de la República se visten de hormigas chicatanas que salen de sus nidos, y los recolectores acuden hasta ahí para capturarlas. Suena sencillo, pero no lo es: aproximadamente a las 4 am, la gente debe estar ya preparada para la caza, y no sólo eso, los más arriesgados se aventuran a introducir sus manos en los nidos para obtener el mayor número posible de estos insectos.

La “tzicatana”, como está escrito en el códice florentino, pertenece al género Atta. No es un insecto muy agraciado en aspecto, pero en sabor sobrepasa límites.

Para degustarla, la chicatana debe ser desprendida de sus alas, y llevarse al comal para ser tostada. Algunas veces se retiran también sus patas, cabeza, y tórax, consumiendo únicamente el abdomen. Yo probé todo el cuerpo y me encantó.

Este singular animalito alado puede darle gusto a los paladares más exigentes de diversas formas: fritos, hervidos, en caldo, en ensaladas, en guisados, como botana, como salsa e incluso como postre en panqués, pasteles, galletas e inclusive cubiertos de chocolate.

El consumo de insectos puede ser considerado una práctica muy extraña; pero es algo obligado al visitar México, y sobre todo, Huatusco, Veracruz, que te espera con alas abiertas.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *