Un paisaje de película | San Andrés Tuxtla

Un paisaje de película | San Andrés Tuxtla

¿Soy sólo yo o es común que cuando uno va a algún sitio de las costas de México se le antoje un pescadito? Sí, yo sé que es normal… y más cuando ese rico pescado está recién salido de las aguas, seguido de una preparación caldosa con zanahoria, elote y otras verduras, y mejor aún, se disfruta con la mejor compañía: la familia.

La Antigua es un municipio de gran importancia histórica en el estado de Veracruz, ya que fue por su río Huitzilapan que llegó Hernán Cortés a México, en 1519, y es precisamente este río el que nos abastece con el gran manjar que estoy por describir:

Imaginen este escenario: una comunidad tranquila, de arquitectura única… caminan un poco y llegan a las orillas del río, toman una balsa… pero ésta está tripulada con una singular familia… El recorrido así, se torna único y divertido. Y el destino al que arribaremos es muy singular: el lugar donde se une el río con el mar.

Tras instalarnos, nuestro capitán, el famosísimo “Don Calavera”, nos ayuda a pescar lo que se convertirá en nuestro alimento. Esta preparación es algo que realmente se disfruta desde el primer paso porque se puede caminar sobre la arena, meterse a nadar al río o dar un paseo remando, mientras se está en la búsqueda de cada uno de los ingredientes

Tras encontrar el pescado, lo primero que haremos será descamarlo, para después pasar a su preparación. La clave de todo esto se encuentra en que todo está hecho con la ayuda de una fogata. ¡Imaginen ese sabor a leña tan delicioso!

Pero no siendo suficiente comida, el postre consistirá en ricos plátanos asados.

Todo esto, degustado con la mejor compañía, a la orilla del río, con un hermoso atardecer que viste el oleaje lejano del mar.

Realmente todo un manjar. Puedo decir que es uno de los caldos más ricos que he probado, y no sólo por el sabor que explota en el paladar, sino por el probar una experiencia rica en paisajes, en armonía, en diversión, en paz…

En efecto, lo hermoso de Veracruz está centrado en la convivencia que uno puede tener con sus lugareños y con otros visitantes; hacer todos un equipo para que el viaje y sobre todo la comida sea un momento ameno e inolvidable.

Muy recomendado: al visitar La Antigua, sí, conoce la casa de Cortés, la Parroquia del Cristo del Buen Viaje, el Cuartel de Santa Anna… pero no pases por alto ese pic nic que los habitantes de esta región tienen para ti. Es la experiencia que te hará llevarte a La Antigua en el estómago, dejando una deliciosa sensación en la boca y en el corazón.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *