Relajación prehispánica | Nanciyaga

Relajación prehispánica | Nanciyaga

Siempre es bueno darnos un respiro. Muchas veces hasta las vacaciones cansan, y buscamos tener vacaciones de las vacaciones; pero qué mejor que encontrar un espacio de relajación dentro de nuestros días de aventura. Veracruz lo tiene todo, y en búsqueda de ese sitio capaz de brindar paz y armonía espiritual, surge Nanciyaga, un parque ecoturístico en el que desemboca una abundante selva tropical de incalculable diversidad en flora y fauna.

Esta reserva se encuentra en la región de los Tuxtlas, en el municipio de Catemaco, y definitivamente es el lugar ideal para descansar, sin quitar la aventura del viaje. Las distintas especies de animales y árboles, el lago y las aguas minerales dan vida y movimiento al entorno, y ofrecen la posibilidad al visitante de que, en armonía con lo natural, regrese a su origen. Aquí se ofrece al turista una alternativa diferente de descanso, que va desde una visita guiada por el lugar, hasta la práctica de ciertas tradiciones prehispánicas como el baño de temazcal.

El temazcal solía ser un ritual para preparar a los guerreros previo a una batalla. Actualmente su importancia radica en prácticas terapéuticas y de relajación. Adicional a esto, el misticismo que guarda la región de Catemaco por la presencia de sus famosos brujos, hacen que el ritual no tenga mejor lugar para realizarse.

Como un horno de piedra en forma de iglú, el temazcal representa el vientre de nuestra madre tierra. En el ritual se hace referencia a los cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego, para purificar y armonizar nuestra mente, cuerpo y espíritu. Antes de ingresar, se da gracias a la madre tierra por sus bondades, con un saludo hacia los cuatro puntos cardinales, a la voz de “¡Oh, Matacuyatzin!”, que remite a la plegaria de cuidado a nosotros y nuestros seres queridos.

Una vez que se ha desarrollado esta ceremonia, es momento de introducirse al temazcal. Todos deben sentarse alrededor de las piedras volcánicas, mismas que, por la temperatura a la que se encuentran, son las encargadas de provocar el sudor con el vapor generado al rociárseles té aromático. En este momento, las peticiones y agradecimientos a la madre tierra continúan.

En el temazcal ocurre una profunda desintoxicación: ayuda a la eliminación de ácido úrico, ácido láctico y en general equilibra el pH, y contribuye a la eliminación de metales pesados que son absorbidos.

En pocas palabras, esta práctica de orígenes prehispánicos es una de las mejores formas de regenerar el cuerpo, aclarar la mente y pasar un momento de extrema relajación.

 

La vida es un viaje. ¿Lo estás disfrutando?

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *