La gastronomía comienza en el mercado

La gastronomía comienza en el mercado

Nunca he sido muy comelona. Acepto que disfruto mucho la comida mexicana, y me encanta estar presente cuando la gente está preparando comida, sin importar el platillo que sea (de ahí he tratado de copiar una que otra recetilla… sin éxito aún). Pero de ahí a decir que la comida me mata… estoy muy lejos de eso.

Entonces: ya emprendí el viaje. ¡¿Ahora qué?! ¿Por dónde comienzo? Mi idea no es ir a restaurantes, ni nada de cosas “lujosas”. Creo que la esencia de las recetas se mantienen en los hogares de cada familia jerezana. Pero no puedo llegar a cualquier casa, tocar la puerta, y decir: “¡Qué tal! Soy Raquel; ¿me invita a comer?…”. Nunca lo he hecho, y no me siento preparada para eso.

Comencé a analizar la preparación de una comida, siguiendo paso a paso, pero en retroceso, hasta llegar al lugar en donde se compran todos los ingredientes: el mercado. Si por mí fuera, podía haber ido más atrás; tal vez pensar en visitar un campo, un rancho, o algo similar; pero no quise exagerar.

Ahí comenzó mi recorrido: en el mercado de Jerez. Aunque debo reconocer que no fui muy arriesgada con lo que probé (¡pero estuvo delicioso!). Y me darán más la razón, si les cuento que me enteré de la existencia de un caldo… ¡de rata! Pero, bueno, estamos calentando motores.

¡Esto ya comenzó!

 

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *